Voyager: una travesía espacial





Por Cristián Lodnoño Proaño

Las series televisivas de ciencia ficción tienen momentos de gran audiencia, que marcan generaciones y permanecen en el imaginario colectivo e incluso se desea hacer realidad la tecnología ideada en estas producciones televisivas. Muchas de estas series pasan a formar parte del culto del fandom. Una de estas series es «Star Trek». Esta serie no sólo constituye un conjunto de una exitosa serie de televisión, películas, libros y videojuegos. Es un universo entero que tiene sus propias reglas y relaciones, que fue creado por Gene Roddenberry en los años sesentas del siglo XX. Como todo universo no tiene fin ni límites. En el transcurso de los años se ha producido y creado nuevos productos que suelen ser mundos propios. En este marco, uno de esos mundos es la serie «Star Trek: Voyager». Esta serie fue producida por «Paramount Television» entre 1995 al 2001. Sus creadores fueron: Rick Berman, Michael Piller y Jeri Taylor. Tuvo siete temporadas, en un total de 172 episodios.


«Star Trek: Voyager» es un mundo entero. Aunque mantiene las convenciones del universo «Star Trek», tiene sus propias reglas, que le entregan originalidad. En su tiempo, significó un cambio en el universo «Star Trek». Por primera vez en la pantalla chica, una mujer era capitana de una de las naves de la Flota Estelar. La capitana Kathryn Janeway , interpretado por Kate Mulgrew, comanda la nave estelar USS Voyager. Esta capitana es la encargada de retornar a la Tierra a su nave, que está perdida en el cuadrante Delta. Un viaje de «retorno a casa» que se estima de 75 años.


La serie supuso una fuerte inversión de la «Paramount Television». La producción tuvo su primer tropiezo cuando la actriz principal que fue contratada, renunció en el segundo día de grabación. Se decidió volver a realizar un casting. La escogida fue Kate Mulgrew. Una actriz que venía interpretando algunos papeles en recordadas series de televisión. Tuvo un papel en la serie «Murphy Brown» y otro en la comedia «Cheers». En el papel de capitana de la USS Voyager ganó un premio Saturn Award por mejor actriz. Otro de las cuestiones interesantes, fue el cambio de producción de los efectos especiales. Los efectos especiales que se hicieron en las dos primeras temporadas fueron hechas con la técnica de filmar miniaturas de las naves espaciales, distorsiones espaciales y los transportadores en exteriores. A partir de las tercera temporada, la Paramount Television incorporó las imágenes generadas por computador, para lo cual contrató a «Foundation Imaging», la misma empresa que había hecho los efectos visuales de Babylon 5.


En la serie «Star Trek: Voyager» confluyen varias temáticas. Una de las principales temáticas que ocurre a lo largo de las temporadas, es el tiempo. El tiempo es una variable que se acentúa en la serie. El hecho de viajar o saltar en el tiempo. Los saltos temporales en el interior de la nave USS Voyager se producen, a veces, por alteraciones del espacio. O se producen, visitas inusitada de los viajeros del tiempo. Por ejemplo, en el capitulo final de la serie, una vieja capitana Janeway, ascendida a comandante, ha vuelto a la Tierra, pero se siente insatisfecha de su retorno, porque ha perdido en el viaje a varios de los integrantes de la tripulación, y decide aprovechar una ruptura espacial para poder transportarse a su pasado, al momento exacto en que la USS Voyager está por tomar la decisión de ir por un atajo espacial o no. La vieja comandante Janeway habla con la joven capitana Janeway sobre los problemas que tuvo en otra línea de tiempo.


Otra de las temáticas que ocurre en la serie, es la genética. Se habla mucho de los trastornos genéticos. En uno de los episodios, B’Elanna Torres, la Jefe de Ingeniería, que es mitad Klingon y mitad humana, es capturada por un alienígena, y este mediante procedimientos genéticos logra separar las dos partes de B’Elanna. En otro episodio, una raza detesta a los seres con genes impuros. En otro, el Talaxiano Neelix sufre de una alteración genética, donde se convierte en una nueva raza, y se habla mucho de la ética científica. En otro capítulo, la genética ayuda a recupera la humanidad del personaje 7D9, una humana convertida en Borg. En este punto debo acotar, que la serie se tiñe de lo que se estaba discutiendo en ese momento. En los últimos años de la decada de los noventa  se empezó con fuerza los estudios del genoma humano, que no se completarían hasta el 2003.


Otro temática es la holografía. La nave USS Voyager tiene un Doctor que es un holograma. Varios episodios de la serie transcurren en la holocubierta, que es un sitio donde se generan historias vivas donde los usuarios las pueden vivir y sentir. Y en otro episodio, una raza de hologramas se declara independiente y busca un planeta para formar una nueva sociedad. Debo acotar que, los escritores de la serie reflejaron un tema tecnológico que se empezó a hablar en los últimos años de la decada de los noventa: la realidad virtual. Recuérdese que, Nintendo sacó un dispositivo llamado: «Virtual Boy».


En esta serie, el sentido de familia une a los tripulantes de la nave. Una gran familia que navega en el espacio. La capitana tiene una forma maternal con algunos de los miembros de la tripulación. Incluso algunos personajes tienen conflictos paternos, Por ejemplo, Chakotay tiene conflictos con su padre indígena que quiere que acepte su parte ancestral.


Las historias que se muestran en los episodios de la serie son únicas, extrapolan conflictos humanos, los ponen en evidencia y ponen su punto de vista. Como toda ciencia ficción, coloca temáticas tecnológicas que afectan a la sociedad y las cuestiona, y en otros casos, alerta de los problemas que pueden ocurrir. Algunos guiones fueron escritos jugando con el punto de vista y haciendo que la historia del USS Voyager sea vista como un poliedro. La mayoría de los guiones tienen cierres lógicos y casi perfectos. Otros puede parecer que hubo premura. Pero esto no desmerece la trama principal que se cuenta a lo largo de los 172 capítulos.

«Star Trek: Voyager» es una serie que se inscribió con su propio nombre dentro del universo «Star Trek». Representa la frescura al universo «Star Trek», lo provee de originalidad por sus historias y los personajes, y se constituye en uno de los referentes de la ciencia ficción en televisión.

Fotos: Star Trek: Voyager, Paramount Television, 1995 /Smeerworld

#televisión #seriestv #startrek #cine #cienciaficcion

81 vistas
portada.jpg
1. El instinto de la luz (pdf).jpg
PORTADA 1.jpg
Doce Horas
promo web.jpg
propaganda omicron.jpg