Carta a un lector

Actualizado: 1 de ago de 2019




Estimado lector:

Le escribo para plantearle un reto. Al final, usted decidirá si lo hace o no. El reto es leer una novela o relato de ciencia ficción. Es sencillo, pero tiene sus riesgos.

Primero, tenga en cuenta que cuando tome en sus manos una historia de ciencia ficción y quiera adentrarse en esas páginas, corre peligro. Si, lo he escrito bien, un peligro. Es un peligro del cual no saldrá bien librado.


Sepa que cuando un lector se adentra en los terrenos de la ciencia ficción termina tocado en su interior. El espíritu de aventura del ser humano se mueve y acoge el llamado. Asimov solía decir, en una de sus tantas definición del género, que la literatura de ciencia ficción son historias de aventuras que utilizan tecnología, se desarrollan en un mundo alternativo o en sociedades distintas. Si asumimos, que la aventura está presente en muchas de las historias de ciencia ficción, podemos considerar, que el lector recibe una invitación a sumergirse en terrenos distintos de su realidad. El lector la acepta y la imaginación le lleva de la mano.


Cuando lea una historia de ciencia ficción, considere, al menos, dos aspectos. La primera consideración es que en las historias de ciencia ficción encontrará tecnologías que deseará que sucedan en el futuro próximo, historias en mundos misteriosos y personjaes intensos e interesantes. Le cuento que muchos lectores no se quedan en la «vereda» de la ficción, sino que quieren volver realidad lo que leyeron en esas historias. Por ejemplo, en las décadas posteriores a la muerte de Julio Verne, muchos científicos que leyeron las historias verneanas quisieron construir las máquinas que circularon en las novelas de uno de los padres de la ciencia ficción. De hecho, se lograron construirlas. Cito el caso del submario que navegó en las páginas de «Veinte mil lenguas de viaje submarino». La segunda consideración es que muchos de los lectores que se acercan a las historias de ciencia ficción, alteran su vida. Por ejemplo, muchos jóvenes que leyeron las novelas de Julio Verne se motivaron a seguir una carrera de ingeniería.


Por otro lado, tenga en cuenta que usted recibirá muchas cosas. Algunas de las obras de ciencia ficción le ayudarán a establecer normas de conducta ante eventos que, hipotéticamente, todavía no ocurren. Por ejemplo, «Solaris» de Stanislaw Lem, la novela se sitúa en un planeta llamado Solaris, que tiene una estación de investigación humana y describe la conducta de los hombres ante un ambiente hostil y caótico.


En otras obras de ciencia ficción le proveerán de la posibilidad de vivir en mundos alternativos o jugar con posibles finales a eventos históricos. Por ejemplo, «Un hombre en el Castillo» de Philip Dick donde se planeta la hipotética situación de que pasaría si, en la Segunda Guerra Mundial, las Fuerzas del Eje (Italia, Alemania y Japón) hubieran derrotado a los aliados.

En otras obras de ciencia ficción hará que se cuestione ciertas normas sociales y realidades que acontecen en el planeta. Esto motivará su reflexión y comprenderá muchas cosas.


Así es que ya lo sabe... Cuando lee una obra de ciencia ficción le plantearán futuros alternos que le obligarán a cuestionarse lo que hace en su presente. Este género le hará soñar con nuevas tecnologías y cuestionará su uso. Le planetará nuevos desafíos. Le obligará a pensar en posibles cambios para mejorar nuestro futuro.

Foto: Imagen de Reimund Bertrams en Pixabay

¿Se atreve a abrir la primera página?

Foto: www.mundoesotericoparanormal.com

#cienciaficción #aporte #importancia #fantasía #lectores #asimov #Lem

Entradas Recientes

Ver todo
portada.jpg
1. El instinto de la luz (pdf).jpg
PORTADA 1.jpg
Doce Horas
promo web.jpg
propaganda omicron.jpg